fbpx

Violines

Blog

Los ”Virtuosos de Moscú”

Próximamente, los Virtuosos de Moscú actuarán el 29 y 20 de abril de 2022 en Barcelona y Madrid, dirigidos por su fundador Vladímir Spívakov, con obras de Montsalvatge, Bach, Mozart y Chaikovsky.

¿Quiénes son los “Virtuosos de Moscú”? Son una orquesta de cámara famosa en todo el mundo por su excelente calidad y un estilo característico de finura en la ejecución musical y por su cálida relación con el público, unido a la energía que siempre ha desplegado su director y fundador.

 

Los Virtuosos de Moscú se fundaron en 1979 por el violinista Vladímir Spívakov y un grupo de amigos músicos -un total de veintitrés intérpretes-, algunos de los cuales eran solistas de las mejores orquestas de aquel momento en Moscú. El mismo Spívakov ya era un reconocido solista, concertista y director de fama internacional. Los Virtuosos de Moscú desde el principio acreditaron una altísima calidad, basado en un trabajo intenso y constante, lo que les ha llevado a contar con un amplio repertorio de compositores y épocas de lo que conocemos como música clásica o culta.

Con el paso de los años los Virtuosos de Moscú se han convertido en un grupo famoso en el mundo entero. Han dado conciertos y realizado giras por todos los territorios de Rusia y antiguas repúblicas de la URSS, pero también por toda Europa, Estados Unidos, Canadá, Japón, Turquía, Israel, China, y también España, donde incluso estuvieron asentados y vivieron sus integrantes -en Asturias- durante un tiempo en los años noventa. Han tocado en todas las salas y auditorios más prestigiosos de cada país.

Son una orquesta que ha definido su carácter a partir del carisma y personalidad de su fundador y de tenerun estilo inconfundible, en el que predomina la atención a los pequeños detalles, procurar sacar los matices más intrincados de cada pieza a la hora de la interpretación, así como por el amor a la fidelidad de lo que puso por escrito el autor de la obra y la gran compenetración de los músicos que la forman.Virtuosos.jpg

Cuando nació esta orquesta de cámara todas las actividades culturales en la Unión Sovíetica estaban bajo la estrecha supervisión, autorización y financiación públicas de los departamentos que el gobierno tenía para ello. Por eso su nombre original fue el de Orquesta de Cámara Estatal del Ministerio de Cultura de la URSS “Virtuosos de Moscú”, contando con el correspondiente aporte económico oficial.

 Spívakov, el alma

Los Virtuosos de Moscú fueron creados por el violinista Vladímir Spívakov, despues de que él mismo se convirtiera en un músico de gran fama como solista, acompañando a las principales orquestas de Estados Unidos y Europa. Es un periodo, durante los años setenta del pasado siglo en los que trabaja con los mejores directores mundiales, como solista, con directores tan carismáticos como Mehta, Giulini, Maazel, Ozawa, Solti, Abbado, Davis, Masur, Chailly, Temirkanov o Leonard Bernstein.

Con Bernstein tuvo una gran amistad y Spívakov siempre le consideró su gran maestro. Bernstein le ayudó, en 1969, para que pudiera participar en el festival de Salzburgo, en Austria, lo que le permitión conseguir el permiso para salir de su país, la URSS, una época en la que el gobierno no le permitía a Spívakov tocar en Europa Occidental.

En 1979, Spívakov comenzó a participar en los más renombrados festivales de música clásica de Estados Unidos, como eran el Mostly Mozart, el Hollywood Bowl, el Tanglewood o el Ravinia Festival. Este último, en Chicago, es uno de los más prestigiosos, siendo el festival de música al aire libre más antiguo del país, donde ha actuado en numerosas ocasiones la Orquesta Sinfónica de Chicago. Este festival le ofreció por primera vez en su carrera la oportunidad de dirigir esta orquesta de la ciudad, lo que supuso el inicio de su carrera como director, añadida a la de violinista.

 

 

vladimirspivakovlarge

 

 

La orquesta

El éxito que tuvo en su debut como director le sirvió a Spívakov para poner en marcha la creación de los Virtuosos de Moscú, una orquesta de cuerda. Para ello convocó a un grupo importante de exalumnos del conservatorio Tchaikovsky, donde Spívakov había estudiado, y de donde habían salido algunos de los mejores instrumentistas de cuerda de la Unión Soviética. Muchos de estos músicos habían sido alumnos de los mejores maestros, algunos tan conocidos como Oistrakh, Yankelevich, Rostropovich o Barishosvsky.

Hay que señalar que los primeros tres años de Los Virtuosos de Moscú fueron duros, puesto que no existían oficialmente, y por tanto carecían de permiso para tocar en salas de conciertos ni tenían ninguna financiación. Ensayaban en sótanos y lugares pintorescos, tampoco podían tocar en la calle si eran más de cuatro músicos. Finalmente, dada la gran reputación que alcanzaron el Estado les reconoció, les dio un estatuto legal, financiación y lugares adecuados donde tocar. Pero tenían que interpretar a los compositores que se les designaba y evitar a los que se les prohibía. Y en sus salidas al extranjero debían ir acompañados de un comisionado gubernamental.

Hasta 1987 no pudieron dar conciertos en Estados Unidos, aunque a partir de ahí volvieron muchos años de forma casi seguida, en muchas ocasiones con más de cien conciertos al año. Y en 1989 grabaron su primer disco como orquesta con el sello BMG/RCA Victor Red Seal, donde ya había grabado en solitario el propio Spívakov, con un contrato de larga duración, para grabar dieciocho discos, una de la primeras colaboraciones entre una orquesta soviética y una discográfica occidental.

Los Virtuosos en Asturias

El primer concierto que dieron los Virtuosos de Moscú en España fue en el Teatro Real de Madrid, en 1979, y entonces, obtuvieron un clamoroso éxito tanto de público como de crítica. Después siguieron muchos, incluidos los ofrecidos en diversos festivales, como el efímero de Marbella. Dada la inestabilidad y la mala economía que sufría la nueva Rusia pos-Perestroika, los Virtuosos se trasladaron a vivir a Asturias, en una oferta soportada económicamente por la Fundación Príncipe de Asturias -y por el bolsillo privado de su entonces presidente, Plácido Arango-.

Esto supuso el traslado de treinta y dos familias en total, casi ciento cincuenta personas, que fijaron su residencia en la comunidad asturiana, en lo que fue toda una operación diplomática y cultural, llena de papeleo, acuerdos y firmas de convenios, entre el Principado de Asturias, la Fundación Príncipe de Asturias, la orquesta y la entidad legal que respaldaba a esta en Rusia. A cambio, los Virtuosos se comprometieron a participar en la programación de conciertos en la comunidad, y en los programas docentes de los conservatorios asturianos, durante ocho meses al año, teniendo los cuatro meses restantes para seguir desarrollando su carrera musical internacional libremente. El convenio tuvo una duración de tres años, de 1990 a 1993.

Sin embargo, aunque eran parte de los acuerdos firmados, los Virtuosos no llegaron nunca a tener una sede propia en Asturias, aunque se propusieron palacios, salas y diversos lugares, para que la orquesta ensayase y ofreciera sus conciertos. Tampoco se llegó a concretar la creación de una escuela internacional de música, para lo que Spívakov contaba con la participación y visitas de muchos amigos suyos de la escena internacional.

Al final, Vladímir Spívakov volvió a Rusia con varios de los músicos y profesores que integraban a los Virtuosos, mientras otros de ellos siguieron afincados en Asturias, integrados en los conservatorios e institutos regionales, dedicados a la docencia.De todas maneras, años después, en 2005, la Fundación Príncipe de Asturias creó la Escuela Internacional de Música, con el fin de acoger estudiantes no solo asturianos, sino de toda España y de otros países, con un alto nivel y en la que están presentes varios de los músicos de los Virtuosos que siguieron viviendo en Asturias y contando con profesores procedentes de las más prestigiosas orquestas europeas y mundiales.

La vuelta de Spívakov a Rusia supuso el inicio de nuevos proyectos, cuando fue nombrado director titular de la Orquesta Nacional Rusa. Los Virtuosos que siguieron en España se integraron en lo que hoy es la orquesta Oviedo Filarmonía, a la vez que han seguido dando conciertos como Virtuosos de Moscú hasta el momento actual.

 

Vladimir Spivakov

Vídeo de los Virtuosos de Moscú con Yehudi Menuhin

 

 

 

Etiquetas: orquestas, virtuosos

 

Newsletter

Mantente informado de las promociones exclusivas y de las últimas novedades de eligetuviolin.com