Violines

Blog

El metrónomo

usar metronomo

El metrónomo

No suena bien, requiere de nuestra atención, no se calla nunca...pero en realidad es uno de nuestros mejores amigos a la hora de estudiar. No discutas con él porque ¡siempre va a tener razón!

El metrónomo es como esa medicina que no nos gusta tomar, como el momento de despertarse para ir a trabajar, como ese tipo de cosas que nos dan pereza pero que son necesarias...

Nos aporta disciplina, constancia y a la larga seguridad. Es absolutamente necesario para el estudio. No importa que seamos alumnos principiantes o músicos profesionales, el metrónomo siempre es necesario y de gran ayuda para cada obra nueva, ensayo camerístico o para obras ya muy tocadas que necesitan limpiar y refrescar un poco las ideas.

Cuándo utilizarlo: Si nunca lo has usado es mejor que empieces por utilizarlo en las escalas, para habituarte a seguir el pulso. O elige alguna pieza sencilla que ya conozcas, así podrás dirigir tu atención solamente al ritmo. ¡Es muy habitual ir más rápido que él!

Si ya eres capaz de escuchar y mantener el ritmo que marca el metrónomo es absolutamente recomendable utilizarlo siempre para cada pieza o estudio que estés preparando.

Una vez superadas las dificultades técnicas (notas, afinación, ligaduras, etc) es el momento de poner el metrónomo en el atril y entregarnos a su disciplina. Aunque creas que “ya te sale” pon el metrónomo lento y pasa la pieza o el pasaje conflictivo que estés estudiando. Y si de verdad has sido capaz de tocarlo entero sin fallos, sube unos puntos la velocidad y ¡vuelta a empezar! Así hasta que lleguemos a la velocidad indicada en la partitura o especificada por el profesor.

Cómo utilizarlo: Todos los metrónomos te dan la opción de elegir la velocidad de cada pulso sonoro y de convertir ese pulso en negras, blancas, corcheas, etc. Además también pueden marcar el compás y hacer un sonido diferente al inicio de cada compás. Ej: 2/4: Tic tac Tic Tac... 4/4: Tic tac tac tac Tic tac tac tac...

1º ¿Vas a pensar en blancas? ¿en negras? ¿en corcheas?

2º elige la velocidad apropiada

3º selecciona la opción de compás (para niveles avanzados)

4º escucha un compás entero antes de empezar para interiorizar el ritmo

5º ¡a tocar!

6º si tienes dificultades rítmicas y no consigues que te salga algún pasaje, deja el instrumento y solfea esos compases con el metrónomo.

Tipos de metrónomo: Los hay en formato app, electrónicos o de cuerda. Todos conocemos esa imagen del péndulo del metrónomo. Aún se comercializan y por alguna razón su sonido es menos molesto que el de las maquinitas modernas. Las pegas para este tipo de metrónomo son que a veces se desajusta y hay que llevarlo al relojero y que por su tamaño es menos práctico para llevarlo en el estuche del instrumento. La ventaja: es para toda la vida y ¡no consume!

Los electrónicos o digitales tienen ya todos las mismas funciones. Hoy en día es muy práctico llevar la aplicación en el teléfono. Es mucho más barato, no ocupa, no gasta...la única pega es que a veces el volumen de sonido es insuficiente.

https://www.eligetuviolin.com/blog

TLF: 661 42 66 42

Newsletter

Mantente informado de las promociones exclusivas y de las últimas novedades de eligetuviolin.com