Violines

Blog

Cursos de verano, ¿sí o no?

Se acaba el curso y nos esperan 3 meses de “soledad” frente a nuestro instrumento. Las clases semanales nos ayudan además de avanzar a no caer en errores de estudio y vicios técnicos. En verano nos quedamos huérfanos de estas clases. ¿qué podemos hacer?

En primer lugar es conveniente tener bien anotadas las indicaciones y consejos de nuestro tutor sobre el repertorio a preparar durante estos meses, ya que seguramente después de unas semanas las ideas no estén tan claras y se nos escape algún que otro detalle importante.

Aún así debemos ser constantes y trabajar siempre frente al espejo, que es nuestro más sincero amigo junto con el metrónomo.

Si mantenemos una buena disciplina de estudio de forma constante llegaremos a octubre con mucho material avanzado para el nuevo curso y además totalmente en forma. Esto no quiere decir que no podamos irnos de vacaciones ni disfrutar del ¡merecido tiempo libre! Pero si nos olvidamos por completo del estudio...el inicio del curso será muy lento y bajaremos el rendimiento. ¡Tres meses es mucho tiempo!

Una ayuda que podemos tener durante este tiempo son los cursos de verano. Hay muchísima oferta en todo el territorio nacional e internacional. Para saber cuál nos conviene más os dejo algunos consejos orientativos:

  • Para niños hasta 10/12 años: hay campamentos musicales. Además de las clases de música tienen actividades de ocio y deporte. A estas edades no son tan necesarios los cursos de música aunque como experiencia son muy positivos porque se lo pasan realmente bien y asociar esa experiencia con la música siempre es bueno.
  • Para estudiantes entre los 12 y los 16 años están los cursos íntegramente musicales. Recomiendo informarse previamente de cuántas clases individuales van a recibir y si hay agrupaciones (orquesta, banda, música de cámara...) muy importantes para la formación y que además cumplen una función social imprescindible en estos cursos, que es relacionarse con los compañeros, conocer chavales en la misma situación (estudiantes de secundaria y conservatorio por ejemplo), y compartir y desarrollar conocimientos y experiencias. Es favorable que los cursos se realicen con profesores distintos a los que tienen durante el curso académico. Aprenderán cosas diferentes pero les corregirán los mismos errores.
  • Para estudiantes de final de Enseñanzas Profesionales: recomiendo cursos más estrictos, con clases diarias y con profesores de reconocido prestigio. Es bueno conocer previamente a los profesores de los conservatorios superiores a los que van a hacer la prueba de acceso. También es buen momento para mandarles al extranjero y que además de obtener los beneficios de un buen curso de música practiquen otro idioma.
  • Para estudiantes de cursos superiores: recomiendo buscar master class de grandes maestros. En España puedes encontrar algunas clases de este tipo, pero para estas edades y nivel educativo es muy sano buscar algún curso por Europa que además pueden servir de prueba para plantearnos ir a continuar los estudios al extranjero.
  • Cursos para amateurs: para quien no sigue una enseñanza reglada o no pretende hacerse músico profesional y por lo tanto no tiene un estricto plan de trabajo veraniego recomiendo los cursos de orquesta. Hay ensayos diarios por lo que practican varias horas diarias con el instrumento. Conocen a muchas personas de diferentes edades y lugares. Comparten experiencias y además se lleva a cabo un programa entero que después se ofrece en concierto.

 Mantener el contacto con la música y conocer otros profesores y compañeros siempre está bien, pero los cursos son muy caros, así que buscad el curso adecuado y consultadlo con vuestro profesor.

Newsletter

Mantente informado de las promociones exclusivas y de las últimas novedades de eligetuviolin.com